11.17.2017

Down, down, down.

Sugerencia para esta carta: silencio.

17 de Noviembre. 2017.
Caín: 
¿Sabes qué es horrible? Lo que me haces. Dos segundos mirándonos y tuve suficiente para suspirar un buen rato. Me siento mal. 

Llevo días deseando que nos encontremos a solas por los pasillos, por una vez nos topemos sin toda la gente. ¿Es que soy muy cobarde para citarte? Es que siento que no tenemos nada qué hablar y es que tú me quitaste las ganas.

Cuando feché la carta me di cuenta de que el 17 pasado estábamos cogiendo este día. Me acordé. En la oficina, aquella vez. 

¿Para qué quiero encontrarme contigo? Para decirte: me quedé con ganas, me dejaste tan confundida, explícame qué pasó, ¿No sientes lo mismo? ¿Por qué tú siempre me causas estas cosas? Soy yo la loca que se imagina todo. 

Supongo que no tengo nada que decirte. También quizá solo quisiera decirte que tengo mil cosas qué decirte, pero no quiero caer en esa ridículez. Supongo que me quedaré callada y frustrada.

¿Cuál es mi miedo en todo esto?
Se me está yendo el tiempo otra vez; no voy a saber de ti hasta febrero seguramente, y siento que todo estará ahí perdido, Caín, que ya no volverá haber un tú y yo si te dejo ir. 
Quizá es lo mejor, dejarte ir. Acostumbrarme a que el amor no va a ser como contigo, y no hay de otra. Y que si tengo suerte, alguien peor que tú se me aparecerá y no cometeré los mismos errores qué contigo. 

No tienes idea de cómo quisiera agarrar todo lo que siento por ti y ponerlo en Abel. 

Si te dijera que quiero dejar de ver tus ojos brillantes, tu cabello hecho un desmadre, tu barba bermeja, estaría mintiendo. Mi deseo sería que llegaras y me dijeras: ¿Qué chingados haces con Abel? Sé que me quieres, y puta verga, yo también te quiero. Tú también me produces esa magia, esa conexión...

N. Zaturno. 

11.11.2017

Mefistófeles.

Sugerencia para esta carta:Call it fate, call it karma - The strokes
https://www.youtube.com/watch?v=4LLIJkP301E
11 de Noviembre. 2017.
Caín:
Hoy empecé el texto porque estaba viendo fotos tuyas. Si hubiera sabido cómo serían las cosas nos hubiera tomado una foto. Recordé tu cuerpo, tu piel blanca, tus vellitos dorados.

Call it fate, call it karma, ni siquiera es una canción de amor, ni nada similar, pero la frase que dice "Can I waste all your time here on the sidewalk?", me recuerda a cada que tú y yo nos encontramos en cualquier lado, quisiera derrochar todo tu tiempo en ese momento haciendo lo que fuera.

Ayer te vi de lejos.
¿Sabes qué es difícil? No hablarle a la gente de ti, hacer como que no me interesas. Ese fue en parte el error que nos separó, ¿no? Fue más tuyo que mío, no te hagas. Tú lo sabes. 

A veces hago apuestas con el universo ¿apuestas? Le pido al universo señales.
Al inicio de la semana pensé: si me encuentro a Caín esta semana significa que algo sucederá para nosotros. Realmente no pensé verte, y te vi. No quiero creer en esas coincidencias, pero me encantaría pensar que son verdad. Es la segunda vez que apuesto, la segunda vez qu aparece esa señal. 

Abel es mejor que tú.
Eso me lo repito todos los días. Abel nunca ha tenido miedo de quererme. Abel nunca le tiene miedo a nada. ¿Por qué sigues siendo tú el que me envenena?

Ya intenté sacarte de la mente, borrarte, matarte, ahogarte de todos mis recuerdos y pensamiendos. Querer a Abel, entregarle todo, darle todo lo que quería, incluso hablarle de un pasado que tuve contigo solo para que eso ni siqueira quede como un secreto dramático, glamuroso, triste a Abel. Nada. 

Bastaron unas palabras para que me tuvieras de nuevo esperando encontrarte en los pasillos. Encontrar tu sonrisa de fumador empedernido y tu cabello desordenado.
No basto nada para que mi piel se erizara cada que escucho tu risa.

Decidí aceptar que así serían las cosas, por eso empecé a escribirte cartas. Cartas que jamás vas a leer, en un sitio que ya nunca nadie leerá. Tan escondidas y las puedes ver en cualquier momento.

Anoche soñé contigo, pero no me acuerdo qué. Ojalá, por lo menos en sueños, hayamos hecho el amor otra vez.

N. Zaturno.